La idea

Cuando tú naces, Dios empieza un libro en blanco. Un libro, en el que irá escribiendo cómo creces, qué cosas te gustan, cuáles te cuestan esfuerzo, lo que le ofreces, las personas que te acompañan, y todo lo que te va ocurriendo durante tu vida.

Pero, ¿sabes?, a Jesús le encanta que tú se lo cuentes y así escribir entre los dos cada día una nueva página. ¡Tú puedes ser un lápiz en las manos de Dios!*

Aprenderás poco a poco a ser un lápiz que se deje guiar por Su mano, un lápiz que siempre esté afilado para escribir con buen trazo, aunque a veces le cueste esfuerzo, un lápiz consciente de que se puede equivocar y tendrá que borrar lo que ha escrito, un lápiz que sabe que toda su fuerza está en su interior y por eso lo cuida… un lápiz que sabe que siempre deja huella.*

¡Seguro que lo consigues! ¡Escribe cada día con tu lápiz a Dios!

Loreto Bellot Beta-Frígola

* Ideas extraídas de los escritos de Madre Teresa de Calcuta.

La autora

Loreto Bellot Beta-Frígola nace en Valencia en 1973.

Su vocación por la enseñanza le lleva a cursar la carrera de Magisterio. Empieza su andadura profesional en el colegio Torrenova de Castellón, donde trabaja con niños de Educación Infantil y Primaria. En 2002 comienza a trabajar en el colegio Guadalaviar de Valencia, donde actualmente desempeña el cargo de Jefe de Estudios y Subdirectora de Primaria, en el que continúa coordinando y recibiendo numerosos cursos sobre formación tanto a padres como a alumnos.

Casada y con cuatro hijos, se define como una apasionada en la formación integral de los jóvenes, pasión que le lleva a desarrollar diversos proyectos en la línea del aprendizaje experiencial.

Mi lápiz para Dios es un proyecto elaborado con la implicación de la comunidad escolar, en el que se ven reflejados la espontaneidad, la ilusión y la sencillez que caracterizan a niños de corta edad, un potencial muy valioso que permite forjar en ellos unas rutinas que acercarán a cada uno a descubrir un camino personal hacia la verdadera felicidad.

El proyecto

El proyecto  Mi lápiz para Dios surgió como resultado de una serie de actividades realizadas en el colegio para ayudar a los más pequeños en su encuentro con Jesús.

A rezar, como a casi todo, se aprende. También a saber estar en un lugar sagrado, y sobre todo, a saber qué decir…

Las palabras de la Madre Teresa Yo soy un lápiz en las manos de Dios. Un trozo de lápiz con el cual Él escribe lo que quiere, encajaba perfectamente con la idea de descubrir el sentido espiritual de la propia existencia, desde los primeros años, y de guiar a cada uno personalmente hacia un mundo interior, completamente real.

Con ese convencimiento, se elaboraron unos textos sencillos que se plasmaron en unos lápices de cartón, siguiendo siempre una estructura similar:

  • Saludo a Jesús, cada día de una forma diferente.
  • Sugerencia de temas sobre los que puedo contar algo e iniciar una conversación
  • Una petición de ayuda.

Todo ello con un lenguaje asequible a los más pequeños.

Los lápices se colocaron de forma visible en una caja, cercana a un lugar del colegio reservado a la oración,  para que cualquiera que entrara los pudiera usar, especialmente los cursos de educación infantil.

La sorpresa fue, que no solo los pequeños, sino los padres, profesorado, alumnos de otros cursos… empezaban a usa esos lápices cuando iban a rezar…

Y se confirmó la sospecha: orar es sencillo, pero no siempre resulta fácil. Necesitamos el pequeño apoyo de un lápiz…

Ya puedes descargarte nuestra APP para hablar con Dios donde te encuentres.